MACRI, ABORTISTA HIPÓCRITA (Cosme Beccar Varela)


Macri es un abortista hipócrita. Tira la piedra y esconde la mano. Finge que no promueve ese horrendo crimen contra los niños por nacer, pero hace todo lo posible para que el Congreso "despenalice" el aborto.

El Lunes 26 de Febrero reunió en Olivos a los legisladores del oficialismo y ratificó su decisión de iniciar los pasos que inexorablemente conducen a la aprobación de una ley que legalizará el aborto.
Ese ha sido el primer paso que dio el máximo canalla para poner en marcha la máquina que triturará a miles de niños inocentes por nacer, pero para encubrir su verdadera intención dice que él "está favor de la vida" ("La Nación", 27/2/2018, pag.1). Sin embargo, se entiende perfectamente que no quiso decir que está contra el aborto, porque no lo está, y así quiso que se entendiera para dar un apoyo cobardemente sesgado a los abortistas, con los cuales coincide, como lo probó muchas veces durante su pésima gestión en la Intendencia durante al cual autorizó muchos abortos con un infame "protocolo" y la práctica de la siniestra operación, como lo he denunciado en este periódico varias veces, entre ellas en el Nro. 1450 del 9/1/2017 en el que decía:
"(Macri) se burló de la ley de Dios...cuando aprobó el "protocolo" para facilitar el aborto, pergeñado por su ministro de Salud de la Ciudad, Jorge Lemus, Nro. 1.252/2012 (MSGC), que garantiza los abortos en casos de violación hasta la semana 12 de gestación. Lo mandó practicar aún en casos que podían asimilarse al infanticidio, como el de una adolescente de 13 años, embarazada durante casi 6 meses, cuya abuela había exigido al Hospital Mariano y Luciano de la Vega, de Moreno, Provincia de Buenos Aires, que cometiera el aborto de su nieto pero la Directora Asociada del Hospital, Dra. Mariana Dunayevich se negó a cometerlo ("Clarín", 30/4/2014, pag. 34). La abuela desalmada no cejó en su diabólico intento y llevó a su nieta a un Hospital de la ciudad de Buenos Aires, el feudo del inmoral Macri, segura de que allí no habría resistencias y por cierto que no las hubo porque según informa "La Nación" del 6 de Mayo (pag. 15), allí lo mataron. “
El segundo será una discusión que el falsario presidencial dice que será "con altura" y "con los argumentos sobre la mesa"  (ibidem, pag. 6). El gran estafador político sabe muy bien que debatir sobre la legalización del aborto no puede ser jamás admisible porque es lo mismo que debatir si Dios es el único dueño de la vida de los seres humanos y si puede dar leyes que son obligatorias para toda la humanidad. Un debate así equivale a un descarado desafío a la majestad divina y a la más notoria realidad. ¿Pretenderá Macri que semejante absurdo puede ser debatido "con altura". Hubiera debido decir "con profundidad", tan profunda como los infiernos y hubiera sido más acertado.
... Y eso de "con los argumentos sobre la mesa" sabe muy bien el cínico primer funcionario que "estar sobre la mesa" no significa nada porque no dice qué la mesa que importa son los medios masivos de comunicación cuyos propietarios, periodistas, comentaristas y demás privilegiados con su uso, son todos o casi todos abortistas. Por ejemplo, "La Nación" de hoy 5/3/2018 dedicó dos páginas enteras (22 y 23) a hacer propaganda a favor del aborto usando la desgracia de las infelices mujeres que abortan como pulsaciones sensibleras, pero pasando en silencio el genocidio cometido y a cometer contra los miles de niños que son y serán víctimas de esa operación diabólica. Y esa clase de panfletismo bajo es de todos los días, con distinto tamaño y ubicación, pero siempre con total ignorancia de los "argumentos" religiosos, racionales, de sentido común y de mínima compasión que se oponen diametralmente al aborto. Lo mismo hace "Clarín" desde hace varios días. Ambos diarios lo seguirán haciendo o sea, batiendo el parche de los abortistas y silenciando a los que se oponen.
El tercero  paso será cuando el asunto se "discuta" finalmente en el Congreso, donde  ya se sabe que una gran parte de los diputados macristas -apoyados por Macri y su gobierno- se unirán a la izquierda, al radicalismo y a los peronistas (kirchneristas y otros) para aprobar el proyecto más nefasto que autorizará el aborto libre hasta un tiempo determinado (3 meses y medio de embarazo), porque así resultará del "debate" de una sola voz que se está dando en la prensa, que es la que hace las veces de la “opinión pública”    
Macri sabe perfectamente que esto es así y, por lo tanto, miente cuando dice que ha abierto un debate "profundo y respetuoso" respecto de la posibilidad de legalizar el aborto”...”Yo respeto todas las posturas -agregó- y el país merece un debate maduro y con altura sobre este tema" ("La Nación", 27/2/2018, pag. 7).
Además de todo esto, "el gobierno de Macri puso en marcha un proyecto interministerial para prevenir embarazos no deseados...que contempla fortalecer la educación sexual en las escuelas, ilustrar sobre el uso de los anticonceptivos..." (ibidem).  
El gran farsante presidencial en su discurso de apertura del Congreso dijo: "Hoy nuestro país muestra una situación crítica. Cada año más de 100.000 chicas menores de 19 años quedan embarazadas. Y siete de cada diez de esos embarazos son no intencionales" ("La Nación", 2/3/18, pag. 8). Sin embargo, no era “no deseado” el acostarse inmoralmente con el otro...Por lo tanto, es necesario enseñarles a esas "chica menores de 19 años" a fornicar sin peligro de quedar embarazadas, o sea, hay que favorecer su prostitución mediante una intensa "educación sexual" que las haga expertas en fornicación infructuosa.
Lo peor de todo ese caso es que nada menos que el Episcopado, mediante una declaración de su Comisión Ejecutiva, ha dicho con el estilo sibilino que caracteriza al clero, algo parecido: "La solución o el camino para abordar estas situaciones es la implementación de políticas públicas que: - Establezcan como prioritaria la educación sexual integral de la ciudadanía, en la que se fomente y capacite para la decisión libre y responsable de concebir una vida humana...".
Huelga decir que los Señores Obispos no recuerdan que en el sexto mandamiento de la ley de Dios se prohibe fornicar y que la única manera lícita de tener hijos es mediante el matrimonio sacramental en el caso de los católicos que, aunque sea nominalmente, son la inmensa mayoría del país.
Además, los apostáticos prelados se suman a la idea macrista del "debate" diciendo: "Estamos ante el debate parlamentario de distintos proyectos de ley. Es necesario, que más allá del buen funcionamiento de nuestro sistema republicano en el cual se legisla a través de los representantes del pueblo, se tenga en cuenta que este tema toca profundamente el tejido de nuestra sociedad. Que este debate nos encuentre preparados para un diálogo sincero y profundo que pueda responder a este drama, escuchar las distintas voces y las legítimas preocupaciones que atraviesan quienes no saben cómo actuar, sin descalificaciones, violencia o agresión."
¿No se acuerdan sus Reverencias irreverentes que no se puede someter a la ley de las mayorías (que en este caso están viciadas de raíz por el fraude electrónico) asuntos que están resueltos en forma absoluta por la ley de Dios y no admiten votaciones espúreas? Curioso que en toda esa episcopal  declaración no aparece ni una sola vez la palabra "Dios"...
Quisiera mencionar que el ínclito vocero de la "derecha" episcopal, Monseñor Aguer, tan admirado y tan festejado por todos los "buenos patriotas" hizo unas declaraciones en las que prende una vela a Dios y otra al diablo, o sea, intenta quedar bien con los buenos pero sin “escupir el asado” de sus colegas.... "Lanzada la discusión sobre el aborto legal, monseñor Héctor Aguer, arzobispo de La Plata, fue durísimo este sábado con el presidente Mauricio Macri, al sugerir que *ni sabe hacerse bien la señal de la cruz* a pesar de su formación religiosa. *Este es un gobierno sin principios de orden moral y natural*, denunció." Además de que es una exageración absurda decir que el cínico Macri no sabe ni hacer bien la señal de la cruz, porque estoy seguro de que sí sabe, para mayor gravedad de sus pecados, terminó adhiriendo "al pronunciamiento de la Conferencia Episcopal Argentina, que reclamó un "diálogo sincero y profundo" sobre la interrupción voluntaria del embarazo, de cara al debate en el Congreso. En ese sentido, habló de "una serie de contradicciones del Gobierno por su decisión de no obstruir el tratamiento del proyecto".
Y para culminar, excusó al Papa por su inaceptable silencio en este drama, diciendo: "Conozco al Papa hace 40 años y tengo un trato frecuente con él.  Me disgusta un poco que muchos oportunistas se agarren de la sotana blanca y el Vicario de Cristo. No metan al Papa en cuestiones en las que el Papa no desea meterse". ("Clarín", Política 24/2/2018). Mons. Aguer: a mí me disgusta no “un poco” sino MUCHO que el Papa no intervenga para aplastar está embestida de los enemigos de Dios...
Para terminar, quisiera recordar un asunto menor pero de vital importancia para impedir esta canallada macrista, a saber: no se puede aprobar una ley que despenalice el aborto porque viola la Constitución Nacional, cuyo articulo 75, inc. 22, incorpora el Pacto de San José de Costa Rica como parte de la Carta Magna que en su artículo 4to. inc.1 dice: "Toda persona tiene derecho a que se respete su vida, este derecho estará protegido por la Ley y en general, a partir del momento de la concepción. Nadie puede ser privado de la vida arbitrariamente."
"Desde su concepción" quiere decir, desde el mismo instante de la unión natural de los padres, momento en el que, además, ¡señores Obispos!, Dios infunde el alma a ese nuevo ser humano.
No escribo esto para entrar en el "debate" del máximo estafador político del país sino para execrarlo y declararlo a él y a todos su cómplices de la política, de la prensa, de las "organizaciones feministas-abortistas", fuera de la ley divina y humana, o sea, entrar en guerra contra ellos y fulminar de nulidad absoluta toda ley que pretenda legalizar el vil crimen del aborto.
Cosme Beccar Varela